Web para el sector turístico y otros trucos de magia

Hoy en día, hablando de manera general, es una obviedad que todo el mundo (en mayor o menor medida) hace sus labores de “investigación” en internet. Llevando esto al mundo del turismo, tiene sentido pensar que el servicio web de un destino turístico, agencia de viajes, hotel o restaurante, es la carta de presentación para el cliente potencial y final. Un lugar donde buscar información sobre el sitio en cuestión y mediante el cual, nuestros Sherlocks juzgarán y decidirán. De forma resumida, se podría decir que es donde nos jugamos las habichuelas, nuestro camino de baldosas amarillas que guiará al usuario hacia nosotros y no hacia la competencia.

Unido a esto, debemos recordar también que una buena web es algo estratégico, es a dónde quieres redireccionar tu tráfico y de lo cual dependerá tu marketing digital. Pero… ¿cómo ganarnos al usuario?

-Información clara, exacta y con posibilidad de compra: No sirve de nada tener una web de 10 si tus contenidos son de suspenso. Es importante que el hecho de entrar en tu página web, le despeje al usuario todas las dudas que tenga con un simple vistazo, sin un millón de subpestañas que abrir o millones de links que pinchar. Además… ¿quieres subir nota? ¡Pónselo fácil a tu cliente potencial! Si tienes un motor de reserva o de venta online de tus servicios o productos en tu propia web, ¡la matrícula de honor es tuya!

Para que tu usuario siga navegando en tu página web, debes de despertar en él un gran interés, con lo que si con un simple golpe de vista, sin mover el ratón o el scroll, puede ver fotos evocadoras del negocio en el teaser, un menú del site atrayente, los widgets de redes para ver como interactúan otros usuarios, el widget de galería de fotos, un buen motor de reservas bien optimizado (si lo tuvieses o necesitases), un icono de cómo llegar y el contacto del teléfono (sobre todo para las versiones responsive para móviles), podrás enganchar al usuario con una mayor facilidad, ya que con muy poco esfuerzo por su parte, ya estás diciendo mucho no, muchísimo. Por esta razón es de obligado cumplimiento poner todo bien a la vista, que el usuario no tenga que invertir más de 8 segundos de su tiempo en descifrar donde está cada cosa. El éxito estará en no saturar el diseño, pero cuanta más info en el primer golpe de vista mejor.

-Seriedad, calidad y transparencia: Es muy importante que en la imagen de tu web, se vean reflejados los valores de tu marca/empresa, entre los cuales, la seriedad, la calidad y la transparencia, deben de estar encabezando la lista. Jugar con las tipografías y colores de tu logo para el diseño de tu web lo hará coherente, tener calidad fotográfica y audiovisual dirá mucho sobre el negocio o servicio que estamos viendo.

-Evocar, transmitir experiencias y hacer soñar: Cuando hablamos de turismo, ya no hablamos tanto de “turisteo” sino de vivir experiencias. Mediante las fotografías y contenidos que compartamos en nuestra web, debemos de enganchar al usuario sin que haya pisado aun nuestro local, hacer que ya quiera volver a comprar nuestro producto sin todavía haberlo probado, pero siempre con los pies en la tierra, sin dejar de tener en cuenta el contenido que pueda aportar un valor añadido al usuario.

Actualmente muchos diseños utilizan el video en el teaser en bucle, por eso de que una imagen vale más que mil palabras y si ya es vídeo, con más fácil lo ponemos. Pero ojo, ni se te ocurra ponerle audio, porque a la segunda vez, si no la primera, que abran la web los usuarios buscarán como quitar ese sonido tan molesto repetitivamente hablando.

Si lo que se usan son fotografías en el teaser, por favor que sean evocadoras, por que muchas fotos no hablan de lo que tienen que hablar. Cuantas veces se peca en utilizar recursos fotográficos que parecen vender mobiliario y decoración, o imágenes sin gracia que muchas veces más que evocar aburren y espantan al usuario. Vendemos felicidad y sensaciones no se olviden.

-Web responsive y accesible para todos: Actualmente, con la llegada de las tablets y los smartphones, ya no es necesario estar ni en casa para poder consultar internet. Por esta razón, es muy importante adaptar correctamente nuestra web a pantallas muy pequeñas, para que con un scroll continuo, sean de fácil lectura y usabilidad evitando ese molesto gesto de apertura de pantalla ampliando con 2 dedos. Además de esto, debemos de tener en cuenta también algunos trucos para que todo el mundo esté conforme con nuestra web como: distinguir bien los títulos y cabeceras para mejorar el posicionamiento en buscadores, la estructura jerárquica o el correcto uso de colores y contrastes para optimizar la página para lectores con discapacidad, estar presentes en todas las plataformas y buscadores de internet…

-Y por último…. la app ¿sí o no? Desde que las tarifas planas han mejorado, es difícil crear una app que pueda resultar competitiva contra las versiones responsive de una web, dado que estas últimas, no ocupan memoria en los dispositivos. Las apps solo están justificadas en caso de mucho tráfico, densidad de información o fidelización, incluso si se orienta el marketing hacia el push (notificaciones) porque si no, a nadie le va a interesar la bajada de los markets, Apple Store y Google Play.

Una vez con todo esto bien asentado en nuestras cabezas, solo quedaría un paso final… ¡decidir en qué plataforma queremos alojarlo! En este aspecto podemos distinguir dos grandes grupos:

Plataformas como WordPress, Drupal, Joomla, Wix…: son las más comunes, a través de plantillas prediseñadas donde se personalizan plugins, paletas de colores y tipografías según imagen corporativa con diferentes opciones de estructura y semántica. En este aspecto, nosotros siempre recomendamos el WordPress, dado que es la que mejores prestaciones ofrece en cuanto a SEO. Eso sí, si escogen un wordpress no escatimen en un buen plan de mantenimiento porque sino actualizas las versiones del wordpress o los plugins instalados para determinadas funcionalidades, son verdaderos agujeros para troyanos y demás lindezas víricas que circulan por la red y que no dudarán en destrozarte la web en un santiamén.

Las webs de diseño y desarrollo dedicado: Se hacen a medida, al gusto del cliente, con lo que puede diseñar y desarrollar hasta donde la imaginación pueda llegar. El handicap es que si el CMS (gestor de contenidos) se hace desde cero, y por lo tanto, los costes pueden ser elevados tanto de programación como de diseño, dependerá del nivel de exigencia.

Bueno, ahora que ya sois expertos en el arte de las buenas webs, ya podéis empezar a hacer magia, ¡pero ojo, no es tan fácil como parece! Por esta razón, nuestra recomendación siempre será… ¡que nos dejes echarte una mano!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.