En más de una ocasión, en presentaciones varias por las que me tocó moverme en mis más de 12 años en el marketing de destino turístico, tuve la oportunidad de ver un video promocional muchas y variopintas ciudades, comarcas, regiones o países.

Les puedo garantizar que he visto de todo. Los errores más comunes solían ser vídeos demasiado largos, voz en off poco atractivas, sin traducir (razón por la cual recomiendo que se eviten), repetitivos pretendiendo demasiadas cosas en 2 minutos, con música inadecuada y sin combinación con las imágenes etc. Triste era ver como la gente se iba o dejaba de prestar atención ante tanto despropósito. También los había correctos, con buenas imágenes aéreas, con buena música y con algún o algunos personajes famosos en el mejor de los casos.

Lo más difícil para toda promo es dar el salto de lo correcto al de la emoción. Esa diferencia es la que te da un punto distinto en tu propuesta audiovisual. Cuales son los principales atributos que quieres transmitir para que en no más de 2 minutos, ya sea en un plano secuencia o en una secuencia de planos seas capaz de evocar y comunicar lo que quieres que de tu producto se vea. Un buen guión, es el 50 % del éxito, más si va apoyado con un buen storyboard. Si luego lo nutrimos con imágenes atractivas, evocadoras, espectaculares, con una buena música que te envuelva, puede que vayas camino del éxito.

Aquí les dejo el vídeo de Nueva York y el de Santiago de Compostela, en el que tuve el honor de ser el responsable técnico del mismo. Tienen unos añitos, y seguro que hoy hasta los habrá mejores… Son ejemplos representativos de lo que aqui pretendo contar y quizás expliquen la diferencia entre lo correcto y lo emocional. Pasen y vean…


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.