image

El que pega primero pega dos veces. Axioma número uno para la vida, y para el marketing. Booking es un claro exponente. Allá por finales de los 90, este monstruo de la reserva on line hotelera salió al mercado. Paralelo a la incidencia de internet en el mundo del Turismo, Booking fue dando seguridad a la compra hotelera on line, con precios competitivos, con opiniones de usuarios que realmente han disfrutado de los hoteles que reservaron, fácil uso, información clara, versatilidad y un largo etcétera, los hace grandes.

Durante muchos años, y ahora mucho más, me he cansado de ver a hoteleros reconocer su fuerza de ventas, su poderío en el mercado, hasta el punto de llegar a decir que contra Booking no se puede luchar. O estás con ellos o estás fuera. Y ya sabemos el segundo axioma: el que vende, manda. Venden porque lo hacen de cine. Ahora sumen, que es el mejor cliente de Google, el Dios Google, y tenemos el combinado perfecto. Estoy casi seguro, que si pinchan “hoteles en Chandrexa da Queixa”, no duden que el primero será Booking en salir.

Con estas premisas volvemos a preguntar, ¿se puede luchar contra Booking?. Pues sinceramente, mi respuesta es que no y además, no se debe. Como PYME o como gran empresa, no se debe pelear contra ellos. No se puede obviar el mercado, y menos con clientes fidelizados y acostumbrados a que su cerebro asocie reserva hotelera=Booking. Ahora bien, las preguntas que habría que hacerse es: ¿Vale la pena, intentar conseguir que me entren reservas en mi web directamente? ¿Es bueno acomodarse, dejarse llevar por lo fácil, y que Booking sea el 90% de la facturación como ocurre en más de los casos que creemos?

Claro que hay que estar en Booking, es un amigo y un aliado, no un enemigo. Pero no se lo demos todo…que te devora!!!. Cuando dependes de alguien tanto, si te dice cositas como: o me pagas más o me piro, te hará temblar. Piensa en que esfuerzos debes de hacer para que entren directamente las reservas a nuestras webs y el dinero que podemos ahorrarnos en comisiones. Hagamos números y digamos: si invierto un dinero X, y mis ventas directas pasan del 0,3% al 15%, me he ahorrado una pasta en comisiones y lo invertido pues eso…es inversión y no gasto.

Vayamos a modelos de gestión que apuesten por una buena política de posicionamiento natural o de pago en buscadores, apostemos por tener una buena web de nuestro hotel, fidelizemos a los clientes que recibamos, vengan por booking o no, y verán como dormirán más tranquilos sin ser bookingdependientes. No nos acomodemos, no vaya a ser que luego nos arrepintamos.

En cuestiones hoteleras, ten cuidado que siempre te la pueden jugar. Lo puedes comprobar en este corto y divertido video.


0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.