image

Playa de A Lanzada (O Grove)

Hace unos meses, por culpa o más bien gracias a un cliente, fui a una conferencia de Domenec Biosca de Educatur en la que comentaba que el turismo es como un gran buffet, haciendo un simil a la trasversabilidad del turismo y todos los agentes implicados en la industria, ya sea directamente o indirectamente. Comentaba también y ponía como ejemplo a un cliente suyo, una cadena hotelera canaria,  que le mostró un video  promocional para que le diera su opinión al respecto. Entre coña y coña, Domenech le vino a decir a su cliente que lo mejor que podía hacer era tirar con él, por que lo único que se veía era ladrillo, cemento y más ladrillo. El enfoque era claro, tu vendes destino no hoteles, vendes experiencias, sensaciones, recuerdos, felicidad al fin y al cabo, y aquí lo que se ven son unas piscinas maravillosas, con unas habitaciones estupendas pero sensaciones pocas, muy pocas, cemento decía. Domenec nos enseñó lo que le presentaron y lo que hicieron finalmente al hacerle caso, y el resultado era abrumadoramente dispar y ya se imaginarán que enfoque ganaba.

Esto que parece muy simple, es un error muy habitual en muchas de las promociones de cualquier negocio turístico. Nuestra cultura del ladrillo, tan arraigada y de la que nos cuesta desprendernos, nos obliga siempre a cometer los mismos errores. Miles de webs hoteleras, se dedican a lo de siempre: habitaciones, instalaciones, servicios y poco más. El que trata el entorno en sus contenidos, es como mucho con links a otras web en el mejor de los casos, o con contenidos entre pobres y escasos que mas que informar disuaden.

Otro ejemplo que me viene a la memoria, con similitudes, aunque no es lo mismo he de reconocerlo,  es lo que pasa con la restauración. Hace no mucho un amigo me pregunta que le había parecido su web. Lo de siempre, fotos macanudas del local, la servilleta doblada bien enfocada utilizando buena óptica, un copa de vino bien enfocada en un primerísimo plano con el fondo de la ventana que da a la calle difuminada, etc, etc, preciosa vamos. Mi pregunta fue: tu en tu restaurante que vendes?. La respuesta es obvia…COMIDA. Y donde está presente la comida en tu web? En un pdf de tu carta con texto corrido. Seguimos al revés, no?

Pese al titular de la noticia la pasada semana en Hosteltur, que en principio parecía que hablaba de Tripadvisor y algo más, al leerla, el trasfondo me pareció interesante, por que remitía en síntesis, que los buenos recuerdos reales de un viaje son aquellos que te transmitieron emociones, experiencias que puedas contar y compartir con tus amigos y familiares, y en eso, pese a que es el conjunto de muchas cosas, quien verdaderamente lo transmite es el destino elegido para tus vacaciones. Un hotel maravilloso en un destino poco atractivo, o que transmita entre poco y nada, poco, muy poco futuro le vemos.

image2

La tan manida gestión de las experiencias, sumado a la fidelización y el feed back que ofrecen las redes sociales, el marketing de contenidos, los metabuscadores y demás canales desde los que puedes seguir a tus clientes, hacen que probablemente, desde nuestra humilde opinión, aquellos negocios turísticos que interactúen con el destino y su entorno, se diferencien de su competencia y tengan una razón más para elegir un hotel frente a otro que no lo hace. Todo dependerá de las ganas de trabajar y de la estrategia que quieras tomar para que tus clientes estén informados, conozcan cosas a través de tí y le pongas las cosas más fáciles para fidelizarlos y tenerlos satisfechos.

En realidad, todos somos Cicerones de donde vivimos y trabajamos. Díselo a tu cliente y saldrás ganando. Iremos contando como…


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.