Plan de sensibilización con el Turismo.

cascada

Desde este post, hoy queremos hacer un alto en el camino para hablar de este tema que muchas veces en la política de gestión de los destinos turísticos pasan tangencialmente o simplemente ni se tienen en consideración. En los tiempos que corren, a nuestro entender, cada vez son más necesarias. Los últimos tufillos de poner al turismo como el ogro de todos los males, hacen que un plan de sensibilización con el turismo sea cada vez más que necesarias.

Los planes de sensibilización con el turismo son acciones que pretenden sensibilizar a la población, al sector turístico local y a la industria complementaria directa e indirecta de un destino o territorio con el fenómeno turístico. Muchos pueden ser los formatos, muchas pueden ser las acciones pero el objetivo es hacer partícipe y protagonista a l0s “locals” para que sientan el turismo como algo positivo para la ciudad o territorio en el que vivan, comprendan y conozcan mucho más todo lo que su ciudad ofrece a los que nos visitan y qué percepción se llevan de la misma.

Plan de sensibilización con el turismo es…

El concepto sensibilizar es muy amplio y es necesario formatearlo para dividirlo en diferentes conceptos que deben ir agregados a la sensibilización. Va una enumeración de ese formateo, ya que sensibilizar pasa por:

  1. Conocer. Les garantizamos que muchas veces los que menos conocen su ciudad son sus propios ciudadanos. Es imposible ser un buen embajador de un destino si no se conoce el territorio en el que vives. ¿Cuantas veces hemos visto que un turista sabe más de la historia de tu ciudad que tú mismo?. ¿Cuanta gente lleva viviendo años o generaciones en un destino y no ha entrado nunca en un museo o en los principales recursos turísticos de su destino pese a que pasa todos los días por delante de ellos?. ¿Cuántos recepcionistas de un hotel han hecho una visita guiada en su propio destino?. Es imposible vender sin conocer el producto y una campaña de sensibilización tiene que solucionar o paliar en la mayor medida esta situación.
  2. Experimentar, desde el concepto “ponerse en el lugar de otro”. Hacer que la gente, ya tenga relación directa o no con el sector turístico, se sienta turista por un día, es una experiencia clave. Que vea como explican los guías su destino, que disfruten de un servicio turístico como si de foráneos se tratasen. Tienen que darle la vuelta al prisma y ver la óptica desde otro punto de vista para que aprendan a ver como los turistas nos ven y nos disfrutan.
  3. Aprender. Otro aspecto clave de la sensibilización, la formación. Todos somos embajadores, comerciales de nuestro destino. La percepción de un turista sobre un destino cambia si ve que un taxista le habla su idioma o se esfuerza en entenderse, si un policía le asiste con amabilidad, si el comerciante le orienta con honradez adecuadamente pese a su estadía efímera. La calidad en los servicios pasa por formarse en atención al cliente, en la mejora de conocimiento sobre idiomas. Ni se imaginan como se valora y sensibilizarse en estos aspectos son claves para dar una calidad cada vez mayor.
  4. Compromiso. Desde el sentido de la responsabilidad por la trasversabilidad del turismo. Mucha gente puede viajar a muchos sitios, que los viajeros te hayan elegido es un privilegio y en esto todos sin excepción tenemos un compromiso de hacerlo lo mejor posible por que nos va la vida en ello. Un buen plan de sensibilización tiene que tener este objetivo como una prioridad,  el compromiso de cuidarlo es patrimonio de todos, no sólo desde el interés particular si no desde el interés general. Si alguien estafa, ensucia o tratamos a patadas a la gente, el mal es para todos, tanto los que lo hacen bien como los que no. Se destruye en segundos y se construye en años recuerden. Sensibilizar para comprometerse.
  5. Autenticidad. Tenemos que sentirnos orgullosos de lo que somos y transmitírselo a los que nos visitan. No tenemos que aparentar lo que no somos porque la gente viene a aprender cada vez más cómo vivimos, qué comemos, cómo nos relacionamos. La credibilidad en nosotros mismos es lo que nos hará diferentes, hará que nuestros visitantes nos respeten y cuiden mejor que nosotros el destino que le ofrecemos. La sensibilización pasa también por esto y la manera de conseguirlo es una consecuencia de conseguir los objetivos de los cuatro puntos anteriores.

Dada la complejidad de lo anteriormente expuesto, les garantizamos que esto no se consigue con una campaña puntual o con una acción concreta si no que es necesario dibujar un plan, con una estrategia clara que reúna una serie de acciones para cumplir el objetivo final, sensibilizar a la población con el Turismo. Darle continuidad en el tiempo le da sentido y hace que los objetivos y la mejora puede llegar a ser el resultado final de la acción.

En Mr Turismo tenemos experiencia en dibujar acciones, campañas o planes de este estilo. La última realizada ha sido la campaña Presume de Galicia para el Cluster de Turismo de Galicia, donde población local y turistas hacen de embajadores del destino y recomiendan a través de fotografías que cuelgan en la plataforma de la campaña lugares, recursos, gastronomía que disfrutar. Que nos esforcemos en que a través de nuestra mirada, guiemos a los demás, es también una acción de sensibilizar.

Traveller-Presumidor-definitivo

Un plan es algo más complejo y amplio. Formar a sectores directos o indirectos con el turismo en idiomas, en atención al cliente, involucrar a la oferta turística para que la población local y el personal turístico conozca más su territorio, además de adquirir cultura, hará que el día de mañana cuando vean un turista lo vean con otros ojos. Negociar con los museos un día gratis para “locals” o crear una tarjeta para que la gente tenga acceso gratuito o con ventajas a instalaciones o servicios turísticos, conferencias, coloquios etc, son muchas de las acciones que se pueden desarrollar para que un plan de sensibilización con el turismo acabe de cuajar, todos seamos mejores turísticamente hablando y tengamos un destino donde el turismo sea verdaderamente sostenible donde se vean más sus ventajas que los sacrificios que también requiere.

En este mundo turístico actual en el que cada vez más se confunden las cosas y se mete todo el mismo saco, no nos digan que no merece la pena intentarlo. Nadie quiere que el turismo sea la única fuente de ingresos o el único modelo económico de un territorio. El exceso de algo siempre es malo, pese a que ese algo per se sea bueno. Dejar crecer el turismo indiscriminadamente, dejar que el mercado campe a sus anchas sin cabeza, no es culpa del turismo, es culpa del abandono en su regulación y el exceso, como todo en la vida.

Los planes de sensibilización del turismo, tienen esta obligación y hacen que todos los agentes, todos, población local, sector, dirigentes y la política turística en general caminen en una misma dirección de una manera sana. Generar riqueza, empleo y hacer un poco felices a las personas que tanto viven de esto como que lo disfruten, es tarea de todos. En un año declarado del turismo sostenible por las Naciones Unidas con mayor razón.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.